Es frecuente en las PYMES y micronegocios que una administración inadecuada en las finanzas de una empresa lleve a problemas de liquidez y crisis.

Las finanzas de una empresa suelen ser el centro neurálgico para la toma de decisiones y todo el funcionamiento económico que viene siendo la «sangre» por la cual la empresa nace, opera y crece.

El dinero es un elemento que debe estar en todo momento presente para que la empresa alcance sus objetivos esenciales, que son ser rentable y crecer.

Para ello una de las áreas más relevantes al interior es la de Administración. Esta se encarga de mantener en niveles óptimos los flujos de recursos económicos, contemplando las fuentes de ingresos, estimación de ingresos futuros, decisiones de gastos para la operación así como detectar aquellos gastos que pueden ser innecesarios.

Las finanzas de una empresa son entonces el punto crítico para que tu negocio, emprendimiento, empresa familiar o pyme pueda despuntar y crecer económicamente y ser rentable generando ganancias.

Situación en México

En nuestro México donde cerca el 90% de las empresas se catalogan como micro o medianas, la gestión interna ha sido siempre el punto débil para el crecimiento. Tradicionalmente quien administra y toma las decisiones esenciales es el propietario o dueño del negocio, o en el mejor de los casos el entorno familiar inmediato. Llevar los «gastos» del día a día se convierte en un impedimento para poder visualizar más allá hacia el futuro y un posible crecimiento mayor.

Te compartimos estos cuatro puntos que pueden ser de ayuda para optimizar la administración y con ello las finanzas de una empresa.

Cuatro consejos para mejorar las finanzas de una empresa

1- Revisa y evalúa cual es el estatus actual de gastos. Debes evaluar que si es indispensable y que no lo es. Lleva un registro continuo para que puedas re-evaluar cada semana como mínimo.

2- Presupuesto: Ya que tienes una visión de tus gastos esenciales para la operación de tu empresa, establece cual es la cantidad fija que requieres para funcionar. Vas por supuesto a incluir los gastos fijos pero también aquellos que si bien pueden no ser recurrentes si son indispensables para la operación y el crecimiento futuro.

3- No pierdas de vista tu meta: Aquí no hay «vuelta de hoja», para las saludables finanzas de una empresa se requiere tener liquidez, esto es disponibilidad de recursos económicos generados por la empresa y que pueden ser utilizados para el crecimiento de la misma.

4- Separa las cuentas empresariales o de negocio de tus cuentas personales. Para los negocios y micro-empresas es muy común confundir los ingresos que se generan como una especie de ahorro personal.

Para realmente crecer y optimizar los recursos se requiere que manejes una cuenta específica para el negocio donde lleves un control cuidadoso de tus ingresos y egresos.

 

Contenido relacionado

 

Finanzas personales en tiempos de crisis.

Cómo prospectar clientes